Diálogo Con las Paredes

Al crecer en la ciudad de Nueva York, estuve expuesto al choque visual del grafiti, paredes en deterioro, anuncios rotos y el efecto que el tiempo y los elementos tienen en las superficies. Mi entorno y mi fascinación por el movimiento expresionista abstracto de Nueva York jugaron un papel importante en que me convirtiera en artista.

Para mí, el arte abstracto abrió la puerta a un viaje íntimo a la psique, nunca cuestionando los pensamientos, sino trabajando desde la emoción pura y la energía física. Esta búsqueda me llevó más recientemente a explorar la sombra y, en última instancia, al trabajar con el niño interior.

Para mi sorpresa, el arquetipo infantil reveló que mi fascinación por las paredes no comenzó en Nueva York, sino en las calles devastadas por la guerra de Masaya, Nicaragua. Las Paredes de Cal se han convertido en algo más que una referencia, sino en una metáfora de mi vida, de mi historia y del trauma cultural heredado que trajo consigo el niño inmigrante, y que ha esperado al margen el momento adecuado para hablar. La obra es una conversación entre el pasado y el presente, con el objetivo de transformar y resolver un legado traumático. Además de emplear la escritura para este diálogo, estoy muy interesado en evocar la textura cruda y la luz a través del color. Las grietas oscuras también son importantes, porque como dijo Leonard Cohen "por ahí es donde entra la luz".

23 views0 comments